Saltar al contenido

Cómo evaluar la calidad de los envases y las etiquetas para mercancías peligrosas

02/01/2019

Un sector tan delicado como el transporte de mercancías peligrosas no puede dejarse al azar, ni a total disposición de los distintos operadores. Dado que existen riesgos asociados con este tipo de envío, se han introducido estándares internacionales para establecer una serie de obligaciones y responsabilidades.

En el transporte terrestre, el punto de referencia es el denominado Reglamento ADR (Acuerdo europeo sobre el transporte internacional de mercancías peligrosas por carretera). Esta normativa establece una serie de reglas muy estrictas sobre el etiquetado y el envasado de mercancías peligrosas. El propósito es identificar el peligro de los productos que se transportan mediante el etiquetado o señalización de los mismos utilizando el embalaje, vehículos, cisternas, o contenedores más adecuados según el tipo de materia que se transporta, de este modo en caso de accidente se logra agilizar el protocolo de intervención. Por esta razón, es importante conocer y cumplir con las diferentes regulaciones.

Etiquetas para mercancías peligrosas. ¿Cómo deberían ser?

Todos los bultos que contienen mercancías peligrosas y que no se pueden acoger a ningún tipo de exención deben mostrar las etiquetas de peligro que les corresponde. También deberán mostrar las marcas de manipulación, como las flechas de orientación (cuando sea requieran) o el número ONU para identificar el producto peligroso. Según el modo de transporte, puede requerir etiquetas adicionales, como la etiqueta CAO (solo carga) utilizada en el transporte aéreo. Pero, ¿qué características deben tener exactamente?. El ADR dicta una serie de formascolores y símbolos, así como algunas características fundamentales en cuanto a su resistencia y durabilidad.

De hecho, para cada una de las 9 clases de peligro mediante las cuales se clasifican los productos peligrosos, la legislación incluye una o más etiquetas específicas. Por ejemplo, los bultos que contienen materias de la Clase 1 (explosivos) deben llevar una etiqueta naranja que representa una bomba explosiva. O, por ejemplo, las materias de la clase 3 (líquidos inflamables) deben mostrar una etiqueta roja con el símbolo de una llama de fuego. Las sustancias de la clase 6.1 (materias tóxicas) deben mostrar una calavera negra en un fondo blanco. Y así sucesivamente, para cada clase su etiqueta.

Más allá de estas características específicas, hay una serie de requisitos estándar que todas las etiquetas ADR, aparte de los casos especiales, deben cumplir. En primer lugar, la forma: un cuadrado apoyado sobre uno de sus vértices (formando un ángulo de 45º) y con una longitud de al menos 10 cm de lado. En la esquina superior siempre debe aparecer el símbolo de peligro, mientras que en la esquina inferior se encuentra el número de la clase. Finalmente, el material: debe ser resistente a la intemperie y a cualquier condición climática para evitar el deterioro o la alteración durante el transporte, cuando dichas etiquetas se emplean para un transporte marítimo, deben resistir la inmersión en el mar durante 3 meses, según el código IMDG (regula el transporte de mercancías peligrosas vía marítima).

Embalaje de mercancías peligrosas: la homologación de Naciones Unidas (UN)

El ADR, como todas las otras regulaciones, dicta las indicaciones para la elección correcta de los envases y embalajes según la materia a transportar. Dichas indicaciones se denominan instrucciones de embalaje. Para cada número ONU y grupo de embalaje se asocia una instrucción de embalaje que debe consultarse obligatoriamente antes de la preparación de cualquier bulto que contiene mercancías peligrosas (excepto cuando el transporte se realiza mediante la exención por cantidades limitadas o exceptuadas). Las instrucciones de embalaje especifican los límites de capacidad, peso y tipos de embalaje que pueden emplearse. Estos embalajes contienen un código alfanumérico que define el tipo, el material y algunas otras características.

Ya se trate de bidones, cajas, sacos… ¿hay alguna forma de identificar estos embalajes con los que determina las instrucciones de embalaje? Sí, mediante la marca de homologación. ¿Qué es la marca de homologación? Es un código o una marca (precedida por el símbolo UN) que se coloca en la parte externa del embalaje y certifica su idoneidad para el transporte de mercancías peligrosas, puesto que ha superado una serie de pruebas (caída, apilamiento) que certifican su competencia para introducir en su interior este tipo de materias.

En todas las marcas figurará el código de embalaje (ejemplo 4G – caja de cartón), el grupo de embalaje para el que ha sido aprobado (X, Y o Z), el año de fabricación, el estado que atribuye dicha marca y el nombre del fabricante u otra identificación del embalaje de acuerdo con los requisitos de la autoridad competente. Además, dependiendo de si el embalaje está aprobado para líquidos o sólidos, la marca dispondrá de una información diferente y adicional en su interior. La homologación está certificada por organismos competentes que, siguiendo rigurosas pruebas, emiten el certificado de homologación con la marca de aprobación de la ONU y el informe de prueba, documento que contiene todas las características del embalaje.